Activa

Consejos de seguridad para usar el horno

El horno es cada vez más protagonista de nuestras recetas. Gracias a su variedad de funciones, la posibilidad de cocinar con vapor, y sus resultados sanos y sabrosos, es un electrodoméstico muy usado en la cocina, pero que al ser una fuente de calor intenso, debe ser tratado con precaución.

Aquí te damos una serie de recomendaciones:

  • Después de cocinar, deja que el horno se enfríe, pues queda un calor residual tanto en su interior como en las bandejas y accesorios que haya.
  • Utiliza siempre manoplas o guantes aislantes para proteger tus manos de las altas temperaturas que hayan adquirido los recipientes tras el proceso de cocción.
  • Abre la puerta con precaución. Una vez hayas acabado de cocinar con vapor y antes de iniciar un nuevo proceso de cocción, elimina cualquier resto del agua del interior.
  • Después de haber cocinado algo en el horno, te aconsejamos que dejes enfriar el interior del horno, y tras ello, limpies tanto el interior, como la resistencia y los accesorios. De lo contrario, los restos de comida, grasa y jugo de asado se quedarán impregnados pudiendo estropear tanto la cavidad como los accesorios.
  • Cuando uses papel de hornear en alguna receta, recuerda adaptarlo bien a la superficie de la bandeja. Lo más recomendable es colocar sobre él una vajilla o molde que lo sujete bien. ¿Por qué? Para evitar que el papel sobrante entre en contacto con las zonas emisoras de calor del interior del horno.
  • Para los asados, seguramente utilices algún alcohol que aporte sabor y aroma. En esos casos, no introduzcas el alcohol o cualquier otra sustancia en el interior del depósito de vapor, ya que este y los conductos podrían verse dañados. En el depósito de vapor solo se puede introducir agua fría o templada, incluso agua aromática sin ningún resto sólido.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Activa

Sigue toda nuestra actualidad en nuestras redes sociales