Indícanos tu provincia para ofrecerte ofertas exclusivas en tu zona
Comprara 0
Cesta 0
Carrito
0
Todavía no hay productos en tu cesta

Consejos para limpiar tu horno

Si tienes que limpiar tu horno y no tienes un horno pirolítico, que como ya sabes facilita mucho esa tarea, te vamos a contar las claves para hacer una limpieza eficiente y efectiva. 

Si tu horno no es ni pirolítico, ni cuenta con panel trasero autolimpiante, puedes dejarlo reluciente vertiendo agua y jabón líquido en su interior. Cierra la puerta, enciende el horno con la función calor a 60º durante una hora, y pasado este tiempo retira el líquido y los restos de suciedad con una esponja o un paño suave.

Además del interior, también conviene limpiar la puerta, así que si tienes un horno de acero inoxidable utiliza un producto apto para este tipo de superficies y límpialo en el sentido del pulido con un paño seco, para evitar que queden las manchas de agua. 

Si la puerta de tu horno es de cristal, utiliza limpiacristales o un producto adecuado. Recuerda que no debes usar el limpiacristales en el panel de mandos y en las zonas plásticas porque podrían resultar dañadas. 

En el caso del horno de vapor, después de cada uso debes vacíar el depósito de agua y limpiarlo con agua y detergente. Seca el depósito y vuélvelo a introducir en el horno.

En cuanto al mantenimiento general, sea cual sea tu tupo de horno, debes tener en cuenta varias cosas. La primera de ellas, es que no abras la puerta del horno para que se enfríe ya que el calor que desprende puede dañar los muebles contiguos al horno e incluso el display del mismo, y no laves las rejillas del horno en el lavavajillas. Lo correcto es lavarlas con agua y jabón líquido, utilizando un cepillo para retirar la suciedad.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.