Activa

Evita la contaminación cruzada en alimentos

La contaminación cruzada es cuando las bacterias de un alimento crudo contaminan otro alimento cocinado.

Puede suceder de forma directa, cuando se produce un contacto directo entre los dos alimentos, bien por contacto o bien porque los líquidos procedentes de uno llegan al otro.

También se puede contaminar de forma indirecta, por medio de las manos de la persona que manipula los alimentos y cocina, o de utensilios de cocina.

Si quieres consumir productos crudos, tendrás que ser precavido y asegurarte de que los conservas a la temperatura adecuada para que no se conviertan en alimentos contaminados. La clave es no romper la cadena del frío, para lo que es fundamental el frigorífico, que mantiene una temperatura baja y constante en el interior.

Para reducir el riesgo de contaminación cruzada, hay una serie de medidas que puedes realizar para evitarlo.

  • Empieza por tener el frigorífico bien organizado. Coloca los alimentos cocinados en las baldas superiores y los crudos en las inferiores, para que, en caso de goteo, este no llegue a la comida cocinada.
  • Guarda los alimentos en recipientes herméticos previene la contaminación cruzada y los malos olores.
  • Lavarse las manos antes y después de manipular alimentos crudos, incluso cuando pases de uno a otro diferente.
  • Los utensilios de cocina que utilizamos también pueden transportar bacterias de alimentos contaminados. Lo mejor es que no uses los mismos para los alimentos crudos que para los cocinados. Además, recuerda limpiarlos cuando manipules un alimento diferente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Activa

Sigue toda nuestra actualidad en nuestras redes sociales