Indícanos tu provincia para ofrecerte ofertas exclusivas en tu zona
Comprara 0
Cesta 0
Carrito
0
Todavía no hay productos en tu cesta

Claves para limpiar tu mantelería

Es muy común utilizar en las celebraciones de Navidad, vajillas y mantelerías más especiales que requieren más cuidados a la hora de lavarlas, y por eso, vamos a darte unos consejos para hacerlo.

Como recomendación inicial para el cuidado de tus mantelerías, usa únicamente detergente en el lavado y prescinde del suavizante, ya que puede dañar las propiedades de absorción de las fibras.

En el caso de las mantelerías de tejidos naturales y suaves como el algodón o el lino, éstas requieren un cuidado especial en cada lavado y secado. Es recomendable utilizar programas específicos como el indicado concretamente para lavar el algodón.

Si la mantelería es blanca, te recomendamos lavar entre 60 y 90ºC y si,  por el contrario, es de color, hacerlo a un máximo de 60ºC. En cuanto al proceso de secado, te recomendamos que a ser posible también emplees un programa específico para algodón, porque ayudará a quitar mejor la humedad de los tejidos y que estos queden suaves y como nuevos. 

Si el material de tus manteles es sintético, también puedes emplear el programa específico para estos materiales que seguro que tiene tu lavadora. 

En el caso de manchas concretas, para acabar con ella puedes diluir la mancha en agua fría, y después frotarla bien con un poco de vinagre blanco o bicarbonato de sodio. Luego blanquea la mancha con un poco de leche y lava como de costumbre.

Si has decorado la mesa con velas y el mantel se ha manchado de cera, existe un pequeño truco para eliminar este tipo de manchas. Pon un papel absorbente sobre la mancha y pasa la plancha caliente. El calor hará que la cera se derrita y se adhiera al papel. Completa el proceso frotando la zona con un poco de jabón de lavaplatos.

Como recomendación final a la hora de guardar los manteles, debes hacerlo envueltos en papel suave o fundas de algodón para un mejor mantenimiento de las prendas entre celebración y celebración. Así, conseguirás que los tejidos no amarilleen y duren más tiempo como nuevos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.